payday loans
Hemos echado al PP, ahora: Con ONU o sin ONU, ¬°Que vuelvan las tropas ya! PDF Imprimir E-mail
Miércoles, 17 de Marzo de 2004 01:00
Cada vez resulta más evidente el fracaso de los planes del imperialismo angloamericano en Iraq. En vez del idílico escenario imaginado desde Washington en el que las tropas de ocupación iban a ser recibidas como libertadores y el petróleo iraquí saqueado impunemente, los imperialistas se han encontrado con la heroica resistencia del pueblo iraquí que, lejos de disminuir, se acrecienta día a día.

Por eso los imperialistas est√°n tratando de dotarse de una red de secuaces y sicarios iraqu√≠es que lleven a cabo el trabajo sucio de los ocupantes. No es otra la funci√≥n de la nueva polic√≠a iraqu√≠ contra la que la resistencia iraqu√≠ dirige certeramente sus ataques. Para llevar a cabo sus planes de expolio y sumisi√≥n de Iraq el imperialismo se ver√° obligado a apoyarse en los elementos m√°s corruptos y reaccionarios de la poblaci√≥n iraqu√≠, agrupados en el denominado Consejo de Gobierno. Esto ha quedado demostrado en la reciente aprobaci√≥n de la llamada Constituci√≥n Provisional en la que se consagra el Islam como religi√≥n oficial y fuente de derecho, un paso atr√°s de cincuenta a√Īos para un pa√≠s laico como era Irak. Los cl√©rigos chi√≠tas que gracias a la intervenci√≥n imperialista gozan ahora de un gran protagonismo pol√≠tico en Iraq, mantienen sus reticencias hacia la nueva constituci√≥n siguiendo con la estrategia de ‚Äúsemioposici√≥n‚ÄĚ y ‚Äúsemiapoyo‚ÄĚ a los ocupantes que les marca el ayatol√° Sistani. Pero la propia din√°mica de la situaci√≥n en Iraq llevar√° inevitablemente a un mayor entendimiento entre los fundamentalistas y el imperialismo. Al fin y al cabo, no es la primera vez que el imperialismo americano colabora abiertamente con el fundamentalismo isl√°mico, como demuestra su apoyo incondicional a la monarqu√≠a saud√≠ o su ayuda a los talibanes afganos en los a√Īos noventa, por citar s√≥lo dos ejemplos. En cuanto a las libertades democr√°ticas que supuestamente consagra la nueva constituci√≥n iraqu√≠, todos sabemos que la √ļnica ley que opera en Iraq es la que emana de los ca√Īones de las tropas de ocupaci√≥n.

La ONU no es ninguna alternativa

Por otro lado en las √ļltimas semanas hemos visto como el imperialismo ha vuelto a dirigirse a la ONU para que √©sta asuma un papel m√°s activo en Iraq, dando as√≠ un barniz de legitimidad democr√°tica a la ocupaci√≥n. Kofi Annan no ha dudado un momento en aceptar la invitaci√≥n de Washington, demostrando una vez m√°s que la ONU no cumple otra funci√≥n que la de ap√©ndice de la pol√≠tica exterior estadounidense, estamos convencidos de que la ONU cumplir√° fielmente con el gui√≥n que se le dicta desde la Casa Blanca. Los planes del imperialismo para una transici√≥n democr√°tica en Iraq no son m√°s que una farsa siniestra. En primer lugar porque el traspaso de poderes no se producir√° hasta que el imperialismo angloamericano haya aplastado toda resistencia de la poblaci√≥n iraqu√≠ y controle totalmente el pa√≠s, en este sentido Paul Bremer ha declarado recientemente que las elecciones no podr√°n celebrarse hasta dentro de un a√Īo alegando razones formales como la falta de un censo o una ley electoral. En segundo lugar porque aun despu√©s de la cesi√≥n de soberan√≠a a los iraqu√≠es se prev√© que m√°s de cien mil soldados estadounidenses permanezcan en el pa√≠s para asegurar la explotaci√≥n del petr√≥leo iraqu√≠ por las multinacionales.

En cualquier caso el deseo de la Administraci√≥n estadounidense es controlar este proceso de transici√≥n por medio de unas elecciones indirectas, a trav√©s de los jefes tribales y las estructuras feudales que a√ļn sobreviven en Iraq, en las que el imperialismo pueda maniobrar y comprar voluntades libremente. Este es el ejemplo reciente de Afganist√°n, donde los se√Īores de la guerra campan a sus anchas y el opio vuelve a cultivarse en grandes cantidades. Los fundamentalistas chi√≠es, liderados por el ayatol√° Al√≠ Sistani, plantean demag√≥gicamente la necesidad de celebrar unas elecciones directas de manera inmediata. No existen condiciones para unas elecciones libres mientras contin√ļe la ocupaci√≥n: aquellos candidatos opuestos al imperialismo no s√≥lo no podr√≠an llevar a cabo su campa√Īa sino que seguramente ser√≠an arrestados con la excusa de ser terroristas y, si esto fracasara, el fraude electoral masivo asegurar√≠a la victoria a los sicarios de Washington. S√≥lo con la retirada del imperialismo podr√° el pueblo iraqu√≠ decidir libre y soberanamente sobre su futuro.

A aquellos filisteos que se lamentan diciendo que la marcha de las tropas ocupantes de Iraq significar√≠a abandonar a la poblaci√≥n al terrorismo y el enfrentamiento civil; nosotros respondemos que el √ļnico responsable del terrorismo y el enfrentamiento civil en Iraq es el imperialismo angloamericano y sus socios imperialistas del Estado espa√Īol, Italia, Jap√≥n‚Ķ Por nuestra parte, no dudamos de que cuando los trabajadores y oprimidos de Iraq, ayudados por el movimiento obrero internacional, se hayan librado de la ocupaci√≥n imperialista, sabr√°n encontrar el camino hacia la liberaci√≥n social.

¡Qué vuelvan las tropas ya!

El PP ha pagado cara su prepotencia, sus cr√≠menes y sus mentiras al implicar al Estado espa√Īol en la guerra de Iraq. Ahora es tarea del PSOE acabar con esta infamia. Los trabajadores y j√≥venes que el 14 de marzo expulsamos a la derecha del gobierno debemos exigir a Zapatero que cumpla con su promesa y retire inmediatamente a las tropas espa√Īolas de Iraq. Esta es la voluntad inequ√≠voca de las masas, expresada en la calle y en las urnas, y si el gobierno del PSOE se atreve a desafiarla, entonces tendr√° de nuevo en las calles a la clase obrera y la juventud.

Bookmark and Share