payday loans
A un a√Īo de la ocupaci√≥n de Iraq PDF Imprimir E-mail
Jueves, 29 de Abril de 2004 01:00
Un a√Īo despu√©s de que George W. Bush declarase oficialmente el ‚Äúfinal de la guerra‚ÄĚ en Iraq, √©sta no s√≥lo no ha terminado sino que ahora la coalici√≥n imperialista se enfrenta a una aut√©ntica insurrecci√≥n de las masas iraqu√≠es que han decidido que yae Un a√Īo despu√©s de que George W. Bush declarase oficialmente el ‚Äúfinal de la guerra‚ÄĚ en Iraq, √©sta no s√≥lo no ha terminado sino que ahora la coalici√≥n imperialista se enfrenta a una aut√©ntica insurrecci√≥n de las masas iraqu√≠es que han decidido que ya es hora de poner fin a la ocupaci√≥n y decidir libremente su destino. El gobierno y el ej√©rcito estadounidenses pensaban, con su habitual miop√≠a, que la ocupaci√≥n ser√≠a un paseo militar y que los iraqu√≠es aceptar√≠an d√≥cilmente su dominio. Pero catorce meses despu√©s del inicio de la guerra se han dado de bruces con la dura realidad. La guerra de Iraq se est√° convirtiendo no s√≥lo en un pozo sin fondo que ingiere una enorme cantidad de recursos econ√≥micos (el coste de la ocupaci√≥n es de 4.700 millones de d√≥lares mensuales) sino que adem√°s est√° suponiendo una verdadera hemorragia de vidas humanas.

En Iraq, hasta el 22 de abril, hab√≠an muerto 809 soldados (706 norteamericanos) de la coalici√≥n, desde que termin√≥ oficialmente la guerra han muerto 638 soldados. Este √ļltimo mes de abril ha sido el m√°s sangriento para EEUU, en s√≥lo 21 d√≠as han muerto 103 de sus soldados (5 al d√≠a). Estas cifras oficiales no tienen en cuenta los soldados heridos que mueren despu√©s en los hospitales y el n√ļmero de heridos se cuenta por miles. Por el lado iraqu√≠ es dif√≠cil saber el n√ļmero de muertos, algunas organizaciones de derechos humanos calculan unos 10.000 iraqu√≠es muertos (s√≥lo en el asedio de Faluya murieron m√°s de 600 iraqu√≠es), la mayor√≠a mujeres, ni√Īos y civiles iraqu√≠es.

Fracaso de la política

de ‚Äėdivide y vencer√°s‚Äô

El imperialismo ha utilizado tradicionalmente la pol√≠tica de ‚Äúdivide y vencer√°s‚ÄĚ (Irlanda, Yugoslavia...) para enfrentar a la poblaci√≥n de los pa√≠ses ocupados y de este modo controlar mejor la situaci√≥n. En el caso de Iraq desde el principio intent√≥ enfrentar a sunnitas y chi√≠tas. Los imperialistas se basaron en la mayor√≠a chi√≠ta, oprimida brutalmente por el r√©gimen de Sadam Hussein, pensando que √©sta aceptar√≠a sin m√°s sus dictados a cambio de un papel relevante en el gobierno de la posguerra. Pero esta t√°ctica ha resultado ser un absoluto fracaso, ahora las dos comunidades se han unido (como ocurri√≥ en 1920 contra el imperialismo brit√°nico) dejando a un lado sus diferencias religiosas y pol√≠ticas, uni√©ndose en la lucha por una causa com√ļn. En las manifestaciones de las ultimas semanas una de las consignas m√°s coreadas era: ‚ÄúNo somos sunnitas ni chi√≠tas, somos iraqu√≠es‚ÄĚ y las banderas religiosas han dejado paso a la bandera iraqu√≠ demostrando la existencia de una verdadera conciencia nacional por encima de las distintas divisiones religiosas o √©tnicas. Lamentablemente, la ausencia de una verdadera alternativa revolucionaria est√° dejando el papel protagonista de esta insurrecci√≥n al cl√©rigo chi√≠ta al-Sadr que aunque ha demostrado un nivel de comprensi√≥n pol√≠tica mayor que otros dirigentes isl√°micos correctamente hace una distinci√≥n entre los gobiernos y la poblaci√≥n de los pa√≠ses ocupantes no deja de ser un reaccionario que defiende una rep√ļblica islamista similar a la de Ir√°n.

Los imperialistas se est√°n enfrentando a una lucha feroz en Bagdad, Nayaf, Ramadi, Kerbala, Kufa, Kut, Mosul, Nasiriya, Faluya... En esta √ļltima ciudad, despu√©s de una semana de bombardeos, los imperialistas no s√≥lo no consiguieron detener a los responsables del asesinato de los cuatro ‚Äúcontratistas‚ÄĚ norteamericanos, sino que adem√°s tuvieron que negociar con los dirigentes de la rebeli√≥n y levantar el asedio, es decir, sufrieron una derrota. En el resto de las ciudades sublevadas los insurgentes consiguieron expulsar a los soldados de la coalici√≥n y tomar el control de las ciudades y las carreteras que est√°n llenas de guerrilleros armados con kalashnikov.

Colapso del nuevo ejército y policía iraquíes

Los estadounidenses llevan meses entrenando a miles de iraqu√≠es para crear una polic√≠a y ej√©rcito formados por iraqu√≠es en los que poder basarse, pensando que √©stos podr√≠an controlar mejor a la poblaci√≥n. Pero en el momento de la verdad el experimento ha resultado ser un fracaso. Durante el asedio a Faluya el 2¬ļ batall√≥n del Nuevo Ej√©rcito Iraqu√≠ formado por 620 hombres se neg√≥ a luchar y a cumplir las √≥rdenes de los oficiales de la coalici√≥n. En muchas ciudades los polic√≠as abandonaron las comisar√≠as y las armas, o se pasaron directamente al lado de los insurgentes. Como recog√≠a El Pa√≠s: ‚ÄúUno de cada diez nuevos miembros de la joven polic√≠a iraqu√≠ trabaja en realidad para los rebeldes... un mando militar de la coalici√≥n ha reconocido que gran n√ļmero de insurgentes se han infiltrado en la polic√≠a y, peor a√ļn, otros muchos abandonan estas fuerzas de seguridad despu√©s de haber recibido entrenamiento‚ÄĚ. (El Pa√≠s, 23/4/2004). De este modo, una de las principales piedras angulares de la estrategia estadounidense en Iraq ha quedado hecha a√Īicos ya que ellos pensaban reducir su presencia militar cediendo algunas de las funciones de seguridad a los iraqu√≠es.

Otro quebradero de cabeza importante para la coalici√≥n son las nuevas t√°cticas utilizadas por los insurgentes, como reconoc√≠an altos mandos norteamericanos en un art√≠culo aparecido en el Washington Post el 14 de abril titulado: Los insurgentes despliegan nueva sofisticaci√≥n, ‚Äúno s√≥lo ha aumentado el n√ļmero de ataques y atacantes, ahora las emboscadas y ataques son tan sofisticados que s√≥lo pueden estar dirigidos por verdaderos expertos (antiguos militares, ingenieros, etc.), y adem√°s la simultaneidad y coordinaci√≥n demuestra la existencia de una direcci√≥n nacional de la resistencia‚ÄĚ.

Lo que demuestra realmente el √©xito de los insurgentes es que han conseguido desbaratar completamente las l√≠neas de suministro y comunicaci√≥n de la coalici√≥n. Un art√≠culo aparecido en Los Angeles Times (20/4/2004) describ√≠a la situaci√≥n a la que se enfrentan los soldados de la coalici√≥n. ‚ÄúEn un campamento al sur de Iraq los soldados estadounidenses duermen en camiones porque los comerciantes iraqu√≠es no quieren repartir tiendas de campa√Īa... En el aeropuerto de Bagdad se apilan toneladas de productos porque los camioneros iraqu√≠es se niegan a transportarlos a las otras bases estadounidenses... EEUU no controla las l√≠neas de suministro y comunicaci√≥n en las rutas vitales que van a la capital. Los insurgentes golpean los puntos clave‚ÄĚ. Hay escasez de comida, de combustible, munici√≥n, etc., y en estas condiciones los soldados estadounidenses han tenido que extender su radio de acci√≥n porque otros socios de la coalici√≥n (Ucrania, Polonia, Australia, Jap√≥n...) han decidido que sus soldados no salgan de los cuarteles y que sean los estadounidenses los que lleven a cabo personalmente la batalla. En la actualidad hay aproximadamente 135.000 soldados en Iraq, algunos analistas dicen que para hacer frente a la situaci√≥n har√≠a falta una fuerza militar formada por 400.000 soldados.

Como ya dijimos en el anterior n√ļmero del peri√≥dico, la situaci√≥n en Iraq ha dado un salto cualitativo. Ya no se trata de distintos grupos guerrilleros luchando contra los ocupantes, ahora estamos ante una aut√©ntica guerra de liberaci√≥n nacional del pueblo iraqu√≠ contra el imperialismo.

Millones de j√≥venes y trabajadores del Estado espa√Īol nos manifestamos contra la guerra y la ocupaci√≥n, exigimos la retirada de las tropas espa√Īolas de Iraq, conseguimos echar al gobierno del PP. Ahora el gobierno del PSOE ha ordenado el regreso de las tropas, pero nuestra lucha no termina aqu√≠. Tenemos que seguir manifest√°ndonos para exigir el final de la ocupaci√≥n imperialista de Iraq y debemos apoyar la justa lucha del pueblo iraqu√≠ contra el imperialismo. Su lucha debe ser nuestra lucha.

Bookmark and Share