payday loans
Proyecto de constituci贸n iraqu铆 PDF Imprimir E-mail
Martes, 20 de Septiembre de 2005 01:00
Que el imperialismo americano ha fracasado en Iraq no se le escapa a casi nadie. Desde la invasi贸n hace m谩s de dos a帽os, todos los intentos para estabilizar la situaci贸n y poder saquear sin contemplaciones el pa铆s han fracasado. En estos dos a帽os asi Que el imperialismo americano ha fracasado en Iraq no se le escapa a casi nadie. Desde la invasi贸n hace m谩s de dos a帽os, todos los intentos para estabilizar la situaci贸n y poder saquear sin contemplaciones el pa铆s han fracasado. En estos dos a帽os asistimos a la colocaci贸n de parche tras parche tratando de dar respuesta a una resistencia cada vez mayor. Fruto de la resistencia armada al invasor la administraci贸n americana pas贸 a la t谩ctica de iraquizaci贸n del conflicto tratando de presentar su presencia militar como pedida por un gobierno leg铆timo. A la vez que iba preparando el terreno para una futura retirada. Para ello orquest贸 un proceso en el que un gobierno t铆tere salido de las urnas hiciese una nueva constituci贸n que fuese aprobada en refer茅ndum, mientras se iba reconstruyendo un aparato estatal y represor aut贸ctono.

Todo este proceso tambi茅n est谩 teniendo como resultado un estruendoso fracaso. La farsa electoral de enero de 2005 s贸lo sirvi贸 como propaganda barata hacia la opini贸n p煤blica occidental. Sobre el terreno el grueso de la poblaci贸n dio la espalda al proceso (participaci贸n muy inferior al 50% y mayor铆a de votantes que consideraban su voto una forma de acelerar la salida de las fuerzas ocupantes). El nuevo ej茅rcito y la polic铆a iraqu铆 han demostrado sobradamente su incapacidad para hacer frente a la resistencia, haciendo imposible en la pr谩ctica los deseos de ir reduciendo progresivamente el n煤mero de tropas americanas desplegadas.

El proyecto de constituci贸n

Sin embargo, el imperialismo no tiene m谩s remedio que continuar con su huida hacia delante, por mucho que no tengan nada claro que hay al final de todo este proceso. En este contexto es en el que hay que enmarcar las tan publicitadas negociaciones para la redacci贸n de una nueva constituci贸n que se someter铆a a refer茅ndum a mediados de octubre. Desde el principio, el modelo por el que ha apostado el imperialismo, como mejor forma de controlar el proceso, es el de fomentar la divisi贸n 茅tnica y religiosa de Iraq. Retrocediendo d茅cadas en la historia, el hecho confesional se ha convertido en decisivo en la representaci贸n pol铆tica. Un claro intento de que las mafias colaboracionistas de los partidos chiitas y kurdos puedan imponer su mayor铆a num茅rica y que el gobierno resultante de todo el proceso sea un mero t铆tere americano.

El borrador de nueva constituci贸n es un paso atr谩s en la historia de Iraq. Es un borrador reaccionario para imponer el control de los curas, el capitalismo y la fragmentaci贸n del pa铆s. Una vez m谩s las mentiras acerca de que la invasi贸n iba a traer la democracia quedan descarnadamente de manifiesto. De lo que se conoce, llama poderosamente la atenci贸n que se garantice el car谩cter confesional isl谩mico del estado y que la ley isl谩mica se convierta en la fuente b谩sica de legislaci贸n, contra la que en ning煤n caso se podr谩 legislar. Es decir, la reaccionaria jerarqu铆a religiosa chii se garantiza el control de las reglas del juego, con la evidente p茅rdida de derechos sociales. Esto es especialmente grave para las mujeres iraqu铆es, a las que se trata de devolver al medievo.

Otra de las patas de la constituci贸n es avanzar hacia la fragmentaci贸n. Se crea un nuevo 贸rgano, el Consejo de la Uni贸n, formado por representantes provinciales y locales que tendr谩 competencias econ贸micas, entre ellas la gesti贸n de la renta petrolera. El borrador por supuesto explicita que la educaci贸n y la sanidad puedan ser privadas (recordamos que antes de la invasi贸n eran exclusivamente p煤blicas).

Esta fragmentaci贸n del pa铆s, disfrazada de federalismo, esconde la aceptaci贸n por parte de EEUU de que sus planes de control de Iraq han sido hecho a帽icos por la acci贸n de la Resistencia. La apuesta americana pasa ahora por hacerse fuerte en las zonas petroleras controladas por sus aliados; los corruptos dirigentes de los partidos kurdos al norte y las milicias de los partidos de la jerarqu铆a religiosa chiita al sur.

Realmente, a煤n en el hipot茅tico caso de que lograsen imponer este nuevo modelo, ser铆a una victoria p铆rrica del imperialismo, pues los partidos religiosos chiitas, sus aliados coyunturales (fruto m谩s de la necesidad que de la apuesta consciente), tienen estrechos v铆nculos ideol贸gicos y econ贸micos con uno de los cocos de Washington en la zona; el r茅gimen iran铆. No deja de ser ir贸nico que tras la guerra y la invasi贸n, el fruto de la pol铆tica exterior americana pueda ser el reforzamiento como potencia regional de Ir谩n. Un nuevo ejemplo de la brillantez de Bush, Rumsfeld y cia.

Frente a las maniobras,

la resistencia

En todo caso ni siquiera esta claro que la constituci贸n llegue a aprobarse. Es evidente el enorme apoyo popular a la Resistencia. El mes de agosto ha sido el mes m谩s duro para las tropas americanas en todo 2005, 75 soldados perdieron la vida en acciones de la Resistencia, reflejando el fortalecimiento de 茅sta. El pesimismo se extiende entre los mandos militares que ven como es casi imposible la promesa hecha por Bush de retirar 20.000 de los 140.000 soldados desplegados. De hecho se empieza a hablar de enviar m谩s soldados para poder llevar a cabo el refer茅ndum sobre la constituci贸n y las posteriores elecciones en caso de su aprobaci贸n. Esto en un contexto donde la presi贸n interna para la retirada de las tropas va a crecer tras el desastre del Katrina.

La Resistencia ya ha declarado la guerra a esta farsa de constituci贸n. Tambi茅n los sectores pol铆ticos pr贸ximos a ella como la Alianza Patri贸tica Iraqu铆*. As铆 mismo, la Asociaci贸n de Ulemas Musulmanes**, se opone al proyecto por el riesgo de fragmentaci贸n. Temen que los sunitas sean los grandes perdedores de todo el proceso, si bien, su programa pol铆tico no pone en cuesti贸n medidas reaccionarias como que la ley isl谩mica sea la base del derecho, en un intento miope de atraer a sectores colaboracionistas al campo antiocupaci贸n.

Desgraciadamente el riesgo de enfrentamientos 茅tnicos y confesionales est谩 muy presente. Las tr谩gicas im谩genes de m谩s de mil peregrinos chiitas muertos tras una estampida provocada por rumores de un atentado suicida (rumores incentivados por las propias fuerzas de seguridad iraqu铆es), demuestran como hay sectores interesados en potenciar la divisi贸n y el enfrentamiento. La reacci贸n popular a estos hechos, con la imagen de cientos de sunitas de los barrios pr贸ximos ayudando a los afectados, tambi茅n refleja como existe la base para una resistencia unificada contra el enemigo com煤n, el imperialismo y los colaboracionistas.

Hoy en d铆a la resistencia es mayoritariamente sunita, la clave pasa por ganar a las bases kurdas y chiitas y para ello un programa socialista es la mejor receta.

* Partido que re煤ne a sectores del Bazz, naseristas y comunistas, cr铆ticos con el r茅gimen de Sadam y que impulsa la creaci贸n de un Frente de Liberaci贸n Nacional junto al partido Bazz y a la Uni贸n del Pueblo ( escisi贸n del colaboracionista Partido Comunista Iraqu铆)

** M谩xima instancia religiosa sunita, integrada en el Congreso Fundacional Nacional Iraqu铆, agrupaci贸n de fuerzas antiocupaci贸n que considera leg铆tima la resistencia armada y llama a apoyarla.

Bookmark and Share