Artículos

La brutal agresión imperialista israelí sobre Palestina ha provocado una oleada de protestas en todo el mundo. Las más numerosas se han producido en los países árabes, sobre todo en Jordania y Egipto. Por ejemplo, en Jordania desde el 29 de marzo ha La brutal agresión imperialista israelí sobre Palestina ha provocado una oleada de protestas en todo el mundo. Las más numerosas se han producido en los países árabes, sobre todo en Jordania y Egipto. Por ejemplo, en Jordania desde el 29 de marzo ha habido 374 manifestaciones y una huelga general, en Egipto las manifestaciones están prohibidas desde 1981, aún así, se manifestaron más de 80.000 personas. En Marruecos la protesta congregó a más de un millón de personas y también ha habido manifestaciones en Arabia Saudí, Argelia, Libia, Emiratos Árabes, etc.

En África la manifestación más grande se celebró en Sudán el pasado 8 de abril donde se manifestaron un millón y medio de personas, también ha habido manifestaciones en Senegal, Uganda, Nigeria y el COSATU ha anunciado una semana de movilizaciones en Sudáfrica.

En Europa también se han manifestado decenas de miles de personas, en Londres, Alemania, Italia, Holanda, Portugal, Grecia y en el Estado español ha habido manifestaciones en las que han participado miles de personas en Oviedo, Madrid o Barcelona.

Quizá la manifestación más significativa es la que se celebró el pasado 20 de abril en Washington, más de cien mil personas se concentraron ante la Casa Blanca en la manifestación más grande desde la Guerra del Golfo a principios de los años noventa. La manifestación estaba convocada para protestar contra la guerra en Afganistán, y se convirtió en una gran muestra de apoyo al pueblo palestino y en una denuncia del papel imperialista no sólo de Israel, también de EEUU. Se celebró otra manifestación en San Francisco con más de 30.000 personas, la más grande en años. Algo significativo en las dos manifestaciones es la asistencia de mucha gente joven, sobre todo alumnos de secundaria.

El llamado lobby judío tiene una gran influencia en los medios de comunicación estadounidenses, desde que empezó la agresión israelí, han hecho una intensa campaña para justificar la política de Sharon y el apoyo del gobierno Bush. Y ahora descubren alarmados que esta campaña no está teniendo los resultados esperados. Hace poco la CNN realizó una encuesta, y por primera vez, la mayoría de la población estadounidense se posiciona en contra de Israel y a favor del pueblo palestino. El 60% cree que EEUU debería cortar la ayuda económica a Israel. Tres quintas partes creen que Israel debe devolver los territorios ocupados después de 1967, sólo 3 de cada diez apoya la política de Bush en el conflicto y cuatro de cada diez califican la política israelí de terrorismo de Estado.

Lo más importante es que estas manifestaciones demuestran un cambio en el ambiente de los jóvenes y trabajadores estadounidenses, demuestran que la ola de chovinismo provocada por los atentados del 11 de septiembre se está esfumando más rápido de lo que desearía la clase dominante.