Artículos

(Guadalajara) 1919-1936       

(Guadalajara) 1919-1936  

TABLA DE SIGLAS

AARD.......................................................Archivo Amaro del Rosal

FPI.............................................................Fundación Pablo Iglesias

CDMH.......................................................Centro Documental de la Memoria Histórica

CGTU........................................................Confederación General del Trabajo Unitario

CNT...........................................................Confederación  Nacional del Trabajo

PCE............................................................Partido Comunista de España

PSOE.........................................................Partido Socialista Obrero Español

UGT...........................................................Unión General de Trabajadores

 

I    La Compañía Anglo-Española de Cementos Pórtland

 

En 1909, un compañía inglesa representada por Carlos  Clayton Ray y la Sociedad Financiera y Minera, cuyo gerente era José Rivas Messeguer, y que venia fabricando cal en los hornos instalados para tal efecto en el término municipal de Cendejas de la Torre desde los primeros años del nuevo siglo, decidieron constituir la Compañía Anglo-Española de Cementos Portland, con un capital inicial de 103.000 libras, a fin de instalar una fábrica de cemento portland en Matillas. La compañía compró en Alemania un horno giratorio, cuyo precio de adquisición había sido de quinientos mil francos, en el que se calcinaban a diario ochenta toneladas. Proyectado para producir 40.000 toneladas de cemento al año,  el complejo industrial funcionaba por la fuerza motriz hidroeléctrica de una potencia de 1000 caballos proveniente de un salto de agua cercano a la fábrica.

Desde 1909, hasta su inauguración oficial  en 1919, 1.927 obreros construyen la fábrica de cemento al nivel del río; y la vía del tren, además del taller, laboratorio, secaderos, silos, hospital... anejos a la planta, y un poblado industrial  para los obreros, con veinte cuarteles-vivienda para empleados, dos hoteles para los directores, casino, iglesia, dos escuelas y cien casas para obreros.

La producción, que en los primeros años abastecía un mercado provincial,  pasó a serlo de ámbito nacional en la segunda década del siglo, siendo sus clientes grandes empresas que concursan a obras públicas que promueve la administración estatal.

En 1926 la fábrica de Matillas pasó a ser de capital español, al ser adquirida por el magnate  industrial y banquero Alfonso Fierro. Los años de la dictadura de Primo de Rivera son favorables para la empresa, por la importante demanda de cemento generada por la política estatal de obras públicas. Será la única que progrese en la provincia de Guadalajara en esos años, aumentando la producción un 18% y el empleo el 2%. Con la  llegada de los efectos de la crisis económica a España   viene una  fuerte caída  del consumo de cemento, con las lógicas repercusiones para la empresa.[1]

 

II Condiciones de vida y trabajo

 

La  fábrica de cementos "El León", de Matillas, ocupaba a ciento cincuenta obreros en la canteras, de las que se extraía  la caliza para los hornos trabajando a tres turnos y cobrando a destajo.[2] Los trabajadores de las canteras y ensacado  vivían en los pueblos de alrededor (Bujalaro, Cendejas, Jirueque,, Mandayona, Miralrio y Villaseca), a una distancia media de siete kilómetros de este pueblo. Abandonaban esta ocupación en temporada de recolección de aceituna, cosecha de cereal o vendimia, labores para las que existía demanda de brazos y por tanto salarios notablemente mas altos. En planta se ocupaban cuatrocientos trabajadores. El trabajo era muy duro y se realizaba con una temperatura de 40 grados, soportando el  ruido constante de los molinos, en un ambiente polvoriento, que producía enfermedades como la bronquitis o la neumocosis,[3] a lo que había que añadir la falta de visibilidad y el daño a la vista que producía la cal sobre los ojos,[4] causa de una alta siniestralidad. Con los años, esta instalación industrial será llamada con el sobrenombre de "la matona".  Los altos índices de siniestralidad en la fábrica de cemento "El León", de Matillas, hizo que la empresa dotara a la factoría de un pequeño hospital y un médico de empresa, con aparatos modernos, como una máquina de rayos X

Entre 1910 y 1920, el salario medio en la  fábrica de cementos de Matillas es de 2,50 pesetas diarias.[5] Además de la retribución en metálico los trabajadores de "El León" percibían un salario en especie, como era la vivienda y compraban más baratos los productos alimenticios en el economato de la empresa, a cuenta del salario, descontándose el importe  al final de mes.[6] 

La Compañía Anglo-Española había levantado una colonia de casas para obreros junto a su fábrica de Matillas. Las viviendas ni se otorgaban totalmente en propiedad a los trabajadores ni tampoco les eran dadas en arrendamiento, sino que se devengaba una parte del salario como cobro por la ocupación de las mismas, con arreglo al número de miembros de la familia que trabajaran en la fábrica. Para tener derecho a una casa se exigía que al menos tres miembros de la familia estuviesen empleados en la fábrica. Si el cabeza de familia la abandonaba, la familia debía abandonar la casa proporcionada por la empresa.[7]

En esta barriada obrera, las familias convivían con el  cemento, de tal suerte que en el ambiente flotaba continuamente una nube  gris. Si por descuido o necesidad de ventilación, la ventana de cualquier casa de la colonia quedaba abierta, esta se llenaba de  polvo. Los trabajadores iban cubiertos de este polvo grisáceo, lo que les forzaba a cambiarse de ropa dos veces al día.[8] Ni que decir tiene que esta exposición permanente a las partículas del cemento, conllevaba riesgos para la salud.

 

III Abusos de la Compañía Anglo-Española de cementos Pórtland y primeros conflictos laborales

 

Entre los 250 trabajadores con los que la sociedad "Industria Alcarreña"  ejecuta los trabajos de la presa de Baides a principios del año 1909, donde se producirá energía eléctrica para suministrar a la fábrica de cementos "EL León", de Matillas, está cundiendo  el descontento. Aunque los trabajos marchan bien, sobre todo debido al celo que ponen los capataces,  el jornal de dos pesetas que reciben les resulta escaso para el excesivo precio a que les venden los artículos necesarios para su manutención.[9]

Desde su fundación la Compañía anglo-española de cementos Pórtland venía cometiendo una serie de desafueros contra el pueblo de Cendejas de la Torre, aunque sus vecinos le habían vendido unos cuantos terrenos quiso adquirir, a precios irrisorios y prestado cuantos servicios  les pidieron. En "agradecimiento", la Compañía cortó y varió los caminos vecinales por donde le pareció oportuno, sin contar con nadie; colocó cables y tuberías en propiedades particulares sin comunicarlo a los dueños, llegando hasta el extremo de variar los mojones que limitaban las fincas a su conveniencia. Como quiera que algunos vecinos de este pueblo, obreros de la fábrica, protestaran, fueron despedidos por la empresa; no solamente ellos, sino también sus parientes.[10]  

La dirección de la Compañía fabricante  de cemento Pórtland "El León", ubicada en Matillas, no quería obreros asociados. Al menos no a los capataces, a los que exige darse de baja en la Sociedad "La Energía Obrera";  de no ser así, podían  considerarse despedidos.

Ante esta postura los obreros se declararon en huelga en noviembre de 1919, presentando a la Compañía este conjunto de peticiones: aumento de una peseta a los obreros en general y cincuenta céntimos a los operarios, reconocimiento de la Sociedad, pago de los jornales devengados durante la huelga y readmisión de un compañero despedido. Dos comerciantes de Matillas se ofrecen para suministrar alimentos el tiempo que dure la huelga. En ese año  la Sección de electricistas de Matillas, comunicaba a la Ejecutiva de UGT que la Dirección de la Compañía les había concedido  la jornada de 8 horas.[11]

Se celebraron varias entrevistas con el Director de la Compañía sin llegar a ningún  acuerdo, pues pretendía  reservarse el derecho de admisión y despido de obreros. La asamblea de trabajadores decide que una comisión, acompañada de un delegado de la UGT que está asesorando a los trabajadores, visite al Gobernador civil de Guadalajara para ponerle en conocimiento de la situación y de la intransigencia de la empresa.[12]

La comisión se reúne con el gobernador, Luis Mazzantini,[13] quien la  convence de que los obreros deben volver al trabajo sin insistir en sus reivindicaciones. A cambio, solicitan la readmisión de los despedidos[14] En otra entrevista con un consejero y el Ingeniero-Director de la fábrica, celebrada posteriormente, el Gobernador informa del positivo resultado de su intervención. Cuando se creía resuelto el conflicto, el gobernador recibe una carta del mencionado consejero en la que expone que sólo están dispuestos a admitir obreros por grupos y que los promotores de la huelga no pisarán más la fábrica.

La noticia cae como un mazazo sobre los cuatrocientos obreros de la fábrica. La empresa tenía guardados en los almacenes 1.400 vagones de cemento y la Guardia civil estaba concentrada en Matillas, custodiando el cemento almacenado. [15]

 

IV Organización sindical de los trabajadores de Cementos "El León"

En 1919, los obreros de la fábrica de cemento "El León", de Matillas, ya contaban con una sociedad de resistencia, "La Energía Obrera", perteneciente a la UGT, que en marzo del año siguiente renovaba su Junta directiva, eligiendo a Jacinto Nava y Julio Cabaña presidente y secretario respectivamente.[16]Esta sociedad estaba compuesta en 1921 por 113 asociados.[17] En 1919,  20 nuevos afiliados, pertenecientes a la Sociedad Obrera de la fábrica de cemento de Matillas,[18]pasaron a engrosar las filas del Partido Socialista en Guadalajara .

La proclamación de la II República inició el despertar a la vida política y sindical de amplias masas de trabajadores; el deseo de luchar por una vida mas digna  tuvo su expresión en un fuerte incremento de la afiliación a las organizaciones de clase. En Matillas, 305 nuevos afiliados  constiuyeron la Sociedad "El Porvenir Obrero", integrándose en la UGT. Otro tanto decidieron hacer los trabajadores metalúrgicos de  Matillas, al constituirse en sindicato.

La fábrica de cementos "El León", de Matillas, es la única gran industria que en la provincia de Guadalajara  puede denominarse con tal nombre  propiamente, durante el periodo de la II República. Allí, "El  Porvenir Obrero", está dirigido por militantes del Partido Comunista, siendo Narciso Pérez, el presidente  del Comité y Constantino González, su secretario.[19] Cuando se convocan elecciones generales en noviembre de 1933, el PCE de apresta a participar en ellas para extender su influencia y medir fuerzas. En una asamblea celebrada en el domicilio del Radio Comunista de Guadalajara, sito en Plaza Dávalos, 9, triplicado,  a finales de octubre, uno de los  candidatos  propuestos para la lista electoral es Constantino González, obrero de la fábrica "El León".

En 1932, en una Conferencia de Unidad Sindical celebrada por el PCE, los sindicatos de la CNT, los de la UGT y otros autónomos, dirigidos por comunistas, formaron la Confederación General del Trabajo Unitaria ( CGTU). En este sindicato ingresó la sociedad "El Porvenir Obrero" de Matillas.[20], hecho que si bien está en línea con la ultra izquierdista política sindical del PCE por esos años,-aprobada en el VI Congreso de la Internacional Comunista-, no sería ajeno a los resultados de la huelga que tuvo lugar en la factoría en el verano de  1933, ni a las relaciones de esta sociedad obrera mantuvo durante el transcurso de aquella con la Ejecutiva Nacional de la Federación de Edificación de UGT.

 

Verano 1933: huelga en  Cementos "El León" por el aumento de jornales, la supresión  de los despidos y la libertad de asociación y huelga.

 

Los trabajadores de la fábrica de cemento de Matillas deciden en asamblea declarar la huelga el 27 de mayo reivindicando la readmisión de todos los despedidos y una peseta de aumento en el salario, en vista de las continúas dilaciones de los Jurados Mixtos[21] a la hora de pronunciarse sobre los asuntos que estos trabajadores disputan con la empresa.

Las cinco fábricas de cemento de Castilla-La Nueva plantearon unas bases de trabajo que estuvieron dos años en los Comités Paritarios[22], y al ser aprobadas con un pequeño aumento salarial, los patronos interpusieron recurso de alzada sin que desde entonces se hubiera dado una respuesta[23]  

El sindicato de la UGT en Matillas hace un llamamiento en 1933 a constituir una fuerte Federación de sindicatos de la industria del cemento, para hacer frente al "trust" que tienen formado las empresas y la campaña que desarrollan contra los obreros organizados y el incumplimiento de los contratos de trabajo.

La intervención del Delegado de Trabajo obliga a retrasar diez días la huelga convocada para el 27 de mayo, en un intento de resolver el problema. La dirección de la empresa pretendía hacer una selección de personal despidiendo a los obreros organizados con la excusa de la crisis, habiéndolo hecho ya con 80 un año antes y readmitiendo solo a diez posteriormente. Este año admite a doce, no observando preferencia por los despedidos, pero dando entrada en la factoría al hijo del sargento jefe del puesto de la Guardia civil, existiendo obreros parados con familia, en situación angustiosa. La empresa ponía como condición a la hora de admitir un obrero que no estuviera sindicado, además de ser incondicional de la empresa. A los trabajadores del sindicato se les amenazaba y despedía, como últimamente había sido el caso de dos de ellos. Los salarios que se pagaban en Matillas en 1930 eran los mas bajos de la industria cementera del entorno de Madrid (junto a los de Castillejos y Yeles (Toledo) siendo  éstas las cuantías para las categorías siguientes: hornero de 1ª: 7,75 ₧ por ocho horas de trabajo; de segunda, 7,05, y de tercera y cuarta, 6,25. En canteras los cartucheros cobraban 5,75 ₧; 4,75 los peones; y pinches y mujeres 2,75 ₧ solamente por ocho horas de trabajo. Mientras, en Valderribas las mismas categorías en fábrica (horneros) cobraban 11,75; 10,25, y 9,25 y 8,25 ₧, y 7,35 y 6,75 ₧ las mismas categorías mencionadas del personal de canteras.[24]

Ante este panorama, la huelga se declara por fin el 18 de junio,  llamando el sindicato El Porvenir Obrero a la formación de un frente único por la suspensión de los despidos, contra las represalias, por el aumento de jornales, por la libertad de asociación y huelga, por la libertad de los presos revolucionarios y por la unión de los obreros de las fábricas de cemento de España.[25] Fuerzas de la Guardia civil se concentraron en la zona.[26]

El paro es total pese a las amenazas de la dirección de la fábrica. Los comités de frente único de los pueblos colindantes donde viven los obreros que trabajan en Matillas, lograron que la huelga fuera un éxito y la producción se paralizara totalmente.[27] La empresa lanza un ultimátum diciendo que aquellos que no entren a trabajar en la fecha señalada por ella serán considerados despedidos, pero para nada habla de negociación.[28] Se produjeron algunos enfrentamientos entre huelguistas y esquiroles. [29]

El 3 de agosto de 1933 fueron aprobadas por el Jurado mixto de Trabajo de Industrias de la Construcción de Madrid, las bases de trabajo para fábricas de cemento portland y canteras de materias primas, que afectaban a las fábricas de Valderrivas en Vicálvaro (Madrid), Asland, en Villaluenga (Madrid), Hispania, en Yeles(Toledo), Iberia, en Castillejo y El León de Matillas (Guadalajara). Estas bases fijaban una semana laboral de 44 horas; una semana de vacaciones pagadas; media hora para comer sin abandonar su puesto, y establecía la preferencia para ser admitidos en la fábrica a "los hijos, padres y hermanos" de los que ya lo estuvieran, poniendo la condición de llevar residiendo un año al menos en le término municipal donde se hallara enclavada la fábrica. Se distinguía la siguiente clasificación entre el personal obrero: de fabricación, de canteras, de vigilancia y auxiliar de oficinas. Estas bases excluían a Matillas de la normativa que obligaba a pagar el transporte a los obreros que tuvieran que desplazarse  mas de cinco kilómetros al lugar de trabajo,[30] sin duda por ser muy numerosos los obreros que a diario se desplazaban a Matillas, desde las localidades  aledañas.

 

VI Correspondencia entre la Comisión Ejecutiva de la Federación de Edificación de UGT y la Sociedad Obrera "El Porvenir Obrero".

 

La Comisión Ejecutiva de la Federación de Edificación de UGT tiene conocimiento de la declaración de huelga en Matillas por un artículo firmado por Constantino González en las páginas de Mundo Obrero, donde arguye como uno de los motivos del paro laboral  el cansancio de aguardar el fallo  de los  engendros dictatoriales, llamados Jurados Mixtos, que el Sr. Largo protege tan interesadamente[31]. Ante esta declaración, la Ejecutiva de Edificación exige un aclaración a la Junta Directiva de "El Porvenir Obrero", para esta sepa a que atenerse respecto a la conducta de una organización que procede con tal falta de consideración hacia la Federación Nacional de Edificación. [32]

La Sociedad Obrera de Matillas  en nota enviada a la misma Federación , en la que da acuse de recibo de un giro postal, informa de la declaración de huelga.[33] Por otra parte se dirige a la Sociedad de Obreros de Edificación del Cemento "La Lucha" de Esquivias (Toledo) perteneciente a UGT, pidiéndoles solidaridad, lo cual estos comunican a la Ejecutiva nacional, "antes de hacer nada", a la vez que informan del malestar existente en este centro de trabajo "por la tardanza del contrato"[34]

En una nueva carta firmada por el secretario de la Federación de Edificación, Anastasio de Gracia[35], se les recrimina a los obreros asociados no haber contestado suficientemente, a su juicio, a las preguntas formuladas en una misiva anterior, por las causas del conflicto y la situación del mismo, reiterando explicaciones  sobre "en que consistieron los abusos de la empresa con los obreros organizados y porqué no nos habéis comunicado antes el propósito que teníais, con objeto de plantear el asunto ante el Jurado Mixto"[36]

La Junta Directiva de "El Porvenir Obrero" contesta diciendo que vienen manteniendo una lucha con la Compañía "de la cual vosotros estáis ignorantes", que han recurrido a "todos los despachos oficiales y trámites necesarios y ante estos constantes fracasos la Compañía se ha envalentonado porque ha visto que a los abusos no se les ha hecho justicia y viene haciendo una labor que casi ha conseguido en dicho tiempo aniquilar la organización para los obreros", ante lo que han reaccionado convocando la huelga, de la que informan que "va bien hay mucho ánimo", pues "el personal está muy desengañado de las maniobras de la empresa"[37]

Ante la petición de solidaridad  hecha por los trabajadores de "El León" a sus compañeros de las otras fábricas de cemento,  por parte del secretario de la Federación de Edificación se  advierte a la Sociedad Obrera de esta fábrica, que ninguna organización de las que pertenecen a esta Federación tiene derecho a proporcionarles ayuda en la proporción que  han pedido.[38] A la Sociedad Obrera de Esquivias se les avisa que en tanto no reciban otra comunicación de esa Federación Nacional han de permanecer trabajando como si no hubiera ocurrido nada[39] El secretario de la Federación escribe al sindicato de Matillas,  diciendo que se muestra informado de los incidentes a los que ha dado lugar la Compañía desde que se han constituido en sociedad de clase, a la vez que  recuerda, que el Ministerio de Trabajo reconoció la necesidad de prescindir de una parte del personal de la fábrica, por lo que la Sociedad de Matillas propuso "establecer un turno riguroso entre todos los obreros con objeto de igualar la situación de trabajo para todos", formula aceptada al final por la Compañía.  Mas adelante se exponen en la misiva  consideraciones sobre si la huelga es el método más efectivo para la resolución del problema de los despidos, y en lo relativo al cumplimiento de los contratos de trabajo (otra de las reivindicaciones de la huelga), les informa de la próxima puesta en vigor de la Ley de Contratos de Trabajo, para concluir diciendo que en el caso de los abusos individuales lo corriente es denunciarlo ante el Jurado Mixto de la Edificación[40] La Directiva de "El Porvenir Obrero" contesta a  Anastasio de Gracia diciéndole que si piden ayuda es porque antes otros se la han pedido a ellos, y que si consideran que es mejor que lo haga  la Ejecutiva Nacional, puede hacerlo, haciéndole la consideración que "de esta lucha depende la vida de la organización y las autoridades tienen interés en que el conflicto se pierda" .[41] El secretario les contesta que necesitan un razonamiento sobre las faltas que ha cometido la Compañía que les ha llevado a la huelga para poder apoyar su petición de solidaridad económica con claridad a las otras organizaciones. Asimismo les plantea si están de acuerdo en llevar los asuntos que les han movido al conflicto al Jurado Mixto de la Edificación, y que si es así les envía un modelo de escrito, para hacerlo llegar a este organismo en el plazo mas breve que sea posible.[42]

Continuando la relación epistolar , desde Matillas informan del recrudecimiento del conflicto: la Compañía ha invitado a reanudar el trabajo pero lo que ha conseguido es que lo abandonasen los que aún se mantenían en él. Ha sido el propio director quien ha tenido que apagar el horno de la factoría. Los trabajadores están dispuestos a un arreglo entre las partes, sin abandonar la firmeza en la lucha, del resultado de la cual entienden depende el futuro del sindicato en la empresa y piden a la Federación "un anticipo en dinero o un acuerdo al cual tengamos que someternos las dos partes" e insisten en la presencia de una comisión de la Federación "porque hay elementos interesados en hacer de lo blanco negro".[43] El secretario de la Federación les reconoce la razón que les asiste al apelar al sentimiento de solidaridad de las secciones, al vez que les significa la dificultad de llevarlo a la práctica "por lo escaso que sería el resultado práctico que obtuviéramos", e insiste en trasladar el asunto al Jurado Mixto de la edificación de Madrid para poder "terminar cuanto antes y en las mejores condiciones posibles  el conflicto" [44]

Los representantes de los trabajadores de "El León" se deciden a firmar el escrito enviado por la Comisión Ejecutiva, dirigido al Jurado Mixto a cuyo laudo y resolución se someterán, "si conviene" , añadiendo estas últimas palabras de su puño y letra al final del texto.[45] La Federación les contesta  diciéndoles que no le parece serio lo que han hechos por entender "que nada hay mas fácil como aceptar un arbitraje estableciendo previamente que solo lo admitimos en el caso de que la solución nos agrade". A continuación les comunica que no entregarán el escrito "mientras no hagan una aclaración  sobre este interesante extremo".[46]

El día 5 de julio, el Delegado de Trabajo de Guadalajara cita a las partes  y el día doce del mismo mes "El Porvenir Obrero" escribe a Anastasio de Gracia que no ha habido arreglo en la entrevista  con la representación de la empresa, ya que el representante de esta, el Sr. Reyes Cajero dice que la empresa dará trabajo al compañero despedido "pero que no estipula una fecha, así que igual puede ser dentro de dos días, que dentro de dos años y por eso nosotros no hemos firmado las actas y habíamos prescindido de los días perdidos pero ahora que siguen sin admitir a dar trabajo a dicho compañero, reclamaremos también dichos días"[47]  La Ejecutiva les escribe lamentando el hecho y vuelve a insistirles en llevar el caso al Jurado Mixto de la Edificación de Madrid.[48]

Por carta remitida el 2 de agosto la Federación se muestra informada por los diputados socialistas por Guadalajara, Marcelino Martín[49] y Miguel Bargalló[50], que se ha logrado una fórmula de solución al conflicto en la fábrica de "El León", al tiempo que solicita información sobre lo ocurrido en la huelga, mostrándose dispuesta a celebrar una reunión de propaganda dentro de unas semanas.[51] La Sociedad Obrera de Matillas les contesta diciendo que dejan a su elección el acudir a la factoría  les advierte que "El Porvenir Obrero"  acordó en Junta General  un voto de censura para esa Ejecutiva "por la poca ayuda que ha prestado durante la huelga y también reina cierto malestar por la tardanza de la que es objeto el contrato" [52]

Transcurrido un mes el secretario de la Federación pide al sindicato de Matillas informe sobre "si ha ofrecido alguna dificultad en esa fábrica la aplicación del Contrato de Trabajo aprobado recientemente por el compañero Largo Caballero"[53]

En noviembre la Ejecutiva vuelve a dirigirse a "El Porvenir Obrero" manifestando que hace mucho tiempo que no saben nada sobre la marcha de las cuestiones sindicales en Matillas, entre ellas si "la Compañía cumple las condiciones de trabajo aprobadas por el Jurado Mixto así como el efecto que haya  producido entre los compañeros mejora tan importante como el establecer la jornada semanal de cuarenta y cuatro horas", y termina :

 "La Comisión Ejecutiva está contenta cuando vienen muchas cartas de nuestras Secciones y sentiríamos que en vuestro caso se hubiera dejado de escribir suponiendo que yendo todo bien no hay necesidad de escribirnos", para volver a insistir en que desean recibir noticias de la organización de la UGT en Matillas.[54]

 

VII Los trabajadores de la Cementos "El León " de Matillas  vuelven a la UGT   

 

El VII Congreso de la Internacional Comunista (Moscú, 25 de julio-17 de agosto de 1935) decidió dar un nuevo giro a su política, esta vez a la derecha, en la que los socialistas ya no eran "socialfascistas", sino que además se les llamaba a constituir el Frente Único de las organizaciones obreras contra el fascismo. En 1933 habían surgido en Cataluña las Alianzas Obreras a impulso del Bloque Obrero y Campesino y la Izquierda Comunista, que se habían extendido a Andalucía, Asturias, Madrid, Valencia.... Su papel era la coordinación  de las distintas organizaciones políticas y sindicales de la clase obrera para hacer frente al fascismo. El PCE, que las había tachado entonces como "centro de reunión de las fuerzas reaccionarias", aparecía ahora como el campeón de la unidad sindical. Vicente Relaño secretario provincial del PCE en Guadalajara escribía en ABRIL:

 "Tanto para las luchas económicas como para las políticas, las Alianzas constituyen un instrumento poderoso de frente único en manos del proletariado organizado, y su influencia trascendente puede incluso influir en el rumbo de la democracia"[55]

La nueva política sindical pasaba, en Guadalajara, por integrar en las Alianzas Obreras a los sindicatos de la provincia, para lo que la Ejecutiva de la Casa del Pueblo (de creciente influencia comunista)[56] llevó a cabo gestiones entrevistándose con el sindicato de Matillas, los obreros organizados en la UGT en Sigüenza(que aceptaron) y  el sindicato resinero de Mazarete,[57] a fin de formar una Federación Obrera Provincial. La Sociedad de obreros metalúrgicos de Matillas se reincorpora a la UGT en 1936 con 15 miembros[58] y los obreros del cemento de esta localidad también retornan ese año al sindicato de orientación socialista con 170 afiliados.[59]

Mientras, en Matillas el PCE mantiene su influencia y convoca "un gran acto de unificación marxista" organizado por el sindicato El Porvenir Obrero y la organización del PCE en la localidad, para el que se anuncia incluso la presencia de la dirigente comunista Dolores Ibárruri " Pasionaria".[60]

 

VIII Conclusiones

 

En los combates del frente de Sigüenza cae muerto en octubre de 1936, Constantino González, dirigente sindical  de la fábrica de cemento de Matillas y conocido militante del PCE en Guadalajara.[61] Un mes mas tarde, tropas carlistas toman Matillas y la fábrica de cementos.[62] Ambos hechos tiene de significativo el final de una etapa en la historia del movimiento obrero en la provincia de Guadalajara.

La fábrica de cementos  "El León" de Matillas, fue una de las pocas industrias de importancia instaladas en Guadalajara a principios del siglo XX, dotada de la mas moderna tecnología, destacando en medio del atraso secular del campo alcarreño. En ella, prontamente los trabajadores comprendieron la necesidad de organizarse, para unidos, disputar con mas fuerza por el precio de su trabajo. Esta lucha, con sus correspondientes flujos y reflujos, hubieron de librarla también contra aquellos que desde las propias filas de su sindicato, en este caso la UGT, ponían en práctica un sindicalismo reformista, el cual mostró sus enormes limitaciones para dar una solución a los graves problemas que se plantearon a los trabajadores del Estado Español durante la II República. La decepción ante este sindicalismo, afín a la política del PSOE, fue el caldo de cultivo para  que temporalmente tuvieran un cierto auge otras opciones sindicales, aparentemente mas dispuestas a dar una solución acorde a los intereses de la clase obrera. En su búsqueda de otras alternativas sindicales, los trabajadores de Matillas se incorporaron al sindicato creado por el Partido Comunista; la CGTU, para volver pronto a la UGT, cuando el propio PCE liquidó su organización sindical en aras de la nueva política frente populista, como antes había escindido la UGT y la CNT, siempre, en cualquier caso, en aplicación de una política supeditada a los dictados de la burocracia estalinista del Kremlin.



[1] LÖPEZ CALLE, PABLO, "Cemento: fórmula química u relación social. La creación de una colonia industrial en Guadalajara", Sociología del Trabajo, núm. 51,( primavera de 2004), pp. 136-139

[2] LOPEZ CALLE, PABLO, "Paternalismo industrial y desarrollo del capitalismo: la fabrica de cementos "El León" de Guadalajara, 1900-1930 ", en http://www.ucm.es , Pág. 86

[3] LÖPEZ CALLE, P., ops. cit. pág.: 106

[4] Ibidem   Pág.: 107

[5]      "           "    405

[6]      "     .     ".:  413

[7]      "    .:     " :  420

[8]     "           " :   106    

[9] LA CRÓNICA, 2-9-1909.

[10] EL LIBERAL ARRIACENSE, 10-6-1916

[11] Actas Ejecutiva UGT, 7-10-1919.  AARD-252-4 Actas 1918-1919 Fundación Pablo Iglesias.         

[12] EL SOCIALISTA, 7-12-1919

[13] Luis Mazzantini ( 1856-1926),  torero español de origen vasco. Retirado de los toros en 1905, tras el fallecimiento de su esposa se dedicó a la política, siendo Concejal del Ayuntamiento de Madrid y, años mas tarde, Gobernador civil de  Ávila y Guadalajara.

[14] EL LIBERAL ARRIACENSE, 13-12-1919.

[15] FLORES Y ABEJAS, 14-12-1919.

[16] EL SOCIALISTA, 15-3-1920

[17] "              "           ,  25-1-1921

[18] "              "           ,    2-3-1920

[19] MUJNDO OBRERO, 13-6-1933

[20] El acta de la Ejecutiva nacional UGT ( 19-4-1934) constata la baja de los 115 afiliados de  "El Porvenir Obrero", de Matillas, "a petición de la Sociedad." AARD-253-3-Actas 1934. FPI

[21] Inspirados en los Comités Paritarios de la Dictadura de Primo de Rivera, en los que habían participado los socialistas, los Jurados Mixtos se crearon para arbitrar las condiciones de contratación y vigilar el cumplimiento de las leyes laborales en el campo. Posteriormente los Jurados Mixtos se extendieron a la actividad profesional, la industria y los servicios. Su papel consistía en mediar en los conflictos laborales-salarios, condiciones de trabajo-estableciendo un dictamen conciliatorio en cada caso

[22] Creados por la Dictadura de Primo de Rivera (1923-1930), los Comités Paritarios, de influencia fascista, eran unos organismos oficiales formados por representantes de patronos y obreros y un delegado del gobierno, cuya función consistía en resolver los conflictos laborales.

[23] MUNDO OBRERO, 20-5-1933

[24] LÓPEZ CALLE, PABLO, Ops.cit. Pág.: 379

[25] MUNDO OBRERO, 13 y 19-6-1933

[26] FLORES Y ABEJAS, 18-6-1933

[27] MUNDO OBRERO , 19-6-1933

[28] MUNDO OBRERO,  27-6-1933

[29] FLORES Y ABEJAS, 23 y 30-6-1933

[30] LÖPEZ CALLE, PABLO, Ops. cit. Págs.: 378-380

[31]CDMH. "Cartas con la Sociedad El Porvenir Obrero de Matillas (Guadalajara) y la Sociedad de Obreros de la Fabricación de Cementos de Esquivias (Toledo) de la UGT" PS-MADRID, 607,22, 1

[32]Ibídem. PS-MADRID,607,22,2

[33]      "       "            "       ,      ,  ,15

[34]      "       "            "       ,      ,  ,12

[35] Anastasio de Gracia. Mora (Toledo) 1890-Méjico 1980.  A los 21 años a Madrid, donde comienza a trabajar en la construcción e inicia su militancia en la UGT y el PSOE. Diputado por Toledo, Granada y Madrid durante la República, desempeñó también el cargo de Delegado del Gobierno en le Canal de Lozoya. Presidente de la UGT entre 1934 y 1938. Miembro del gobierno que presidió Largo Caballero entre septiembre y noviembre de 1936, ocupó en él la cartera de Industria y Comercio. De nuevo ministro en el siguiente gobierno de Largo Caballero, donde fue ministro de Trabajo y Previsión hasta el 17 de mayo de 1937. En el gobierno de Juan Negrín fue Comisario General de Armamento.

[36] CDMH "Cartas con la Sociedad El Porvenir Obrero de Matillas (Guadalajara) y la Sociedad de Obreros de Fabricación de Cementos de Esquivias (Toledo) de la UGT." PS-MADRID,607,22, 16

[37] Ibídem. PS.MADRID, 607, 22  ,17

[38]       "       "           "        ,  "  , " ,14

[39]       "       "           "        ,  "  , " ,13

[40]       "       "           "        ,  "  , " ,18

[41]       "       "           "        ,  "  , " ,19

[42]      Ibídem. PS.MADRID,627,22,20    

[43]      "            "          "        ,  "  , " ,  3

[44]      "            "          "        ,  "  , " ,  4   

[45]      "            "          "        ,  "  , " ,  5

[46]      "            "          "        ,  "  , " ,  7

[47]      "            "          "        ,  "  , " ,  8

[48]      "            "          "        ,  "  , " ,  9

[49] Marcelino Martín González del Arco. Nacido en Cespedosa de Tormes (Salamanca) en 1886. Catedrático del Instituto de Física y Química en el Instituto de Guadalajara. En 1919 ingresó en la Agrupación Socialista de Guadalajara y en 1920 fundó, junto con Miguel Bargalló el órgano de prensa de esta; el semanario Avante . Concejal en el Ayuntamiento de Guadalajara en 1922, será elegido alcalde en 1931. Diputado a Cortes por Guadalajara en las elecciones de 1931, no será reelegido ni en 1933, ni en 1936. Fusilado en Guadalajara el 26 de abril de 1940.

[50] Miguel Bargalló Ardevol. Nacido en San Sadurní de Noya en 1892. Estudió magisterio en las Escuelas Normales de Huesca y Madrid. Destinado a Guadalajara en 1915, sería catedrático de Historia y director de la Escuela Normal. En 1918 ingresó en el sindicato de oficios varios de la UGT, para hacerlo un año después en la Agrupación Socialista de Guadalajara, de la que fue su presidente entre 1927 y 1931. Concejal del Ayuntamiento de Guadalajara entre 1924 y 1928. Exiliado a bordo del buque "Sinaia", fue fundador y profesor del Instituto Tecnológico Industrial de Tijuana (Baja California), ciudad donde falleció el 26 de septiembre de 1975.

[51] CDMH PS.MADRID, 607,22,10

[52] Ibídem PS. MADRID,607,22, 11

[53]       "      "  .        "       ,  "  , " , 21

[54]       "      "           "       ,  "  , " , 22

[55] ABRIL, 8-6-1935

[56] Raimundo Serrano y Vicente Relaño, miembros ambos del PCE, son en 1935  presidente  y secretario respectivamente de la Federación Obrera de Guadalajara, adscrita a UGT. Actas Ejecutiva Nacional UGT, 9-5-1935. AARD-257-1 Actas 1935. FPI.

[57] ABRIL,22-6-1935

[58]FPI Actas Ejecutiva Nacional UGT, 7-5-1936. AARD-257-2-Actas 1936

[59]   "       "           "               "         "   , 25-6-1936     "        "    "    "         "        

[60] ABRIL, 27-6-1936

[61]      "     , 24-10-1936

[62] www.requetes.com/requetes