Artículos

 

El Militante lleva 34 años publicándose de forma ininterrumpida y es el periódico de la Corriente Marxista El Militante. Actualmente es mensual y se distribuye en decenas de ciudades de todo el Estado. Se diferencia de periódicos como El País, El Mundo, La Vanguardia, La Razón etc., entre otros aspectos, en que no responde a los intereses de una minoría privilegiada. La prensa burguesa se autocalifica de “independiente” y “objetiva” pero dependen del capital, que determina su línea política.

 

En El Militante escriben trabajadores y jóvenes y se financia con el apoyo que recibimos de los propios trabajadores. La distribución también se hace de forma militante: encontrarás nuestro periódico en las manifestaciones; en fábricas, empresas, institutos, facultades, donde tenemos compañeros; en mesas en la calle y a través de suscripciones. El Militante depende del apoyo de la clase obrera, y esa es la única manera de ser auténticamente independiente del poder político y económico de los capitalistas.

La falsa ‘objetividad’ de la prensa capitalista

En El Militante publicamos informaciones y análisis que los capitalistas no quieren que se conozcan o que se debatan entre los trabajadores y la juventud.

En los últimos meses por ejemplo, hemos publicado muchos artículos de fondo sobre la crisis económica. En la prensa burguesa no encontrarás una explicación de fondo de las causas de la crisis capitalista. Hablan de de la “irresponsabilidad” de algunos especuladores, de la “desregulación excesiva de los mercados” pero no entran en la causa de fondo de la crisis: la contradicción entre el carácter privado de los grandes medios de producción (los bancos, las fábricas y la tierra están en manos de una ínfima minoría de la sociedad) y el carácter social de la producción (un proceso en la que participa de forma colectiva la inmensa mayoría de la sociedad). La crisis capitalista se expresa como una crisis de sobreproducción. Paradójicamente, “sobran” pisos que no se venden, aunque los jóvenes no puedan acceder a ellos; “sobra” leche, aunque millones de personas se mueran de hambre en el mundo; “sobra” industria y tecnología, aunque ésta podría ser una fuente de bienestar social y una palanca para reducir la jornada laboral. La burguesía ni es capaz, ni está interesada en una explicación de fondo de la crisis porque ésta lleva a la conclusión de que el capitalismo es un sistema caduco y que los grandes capitalistas y banqueros son unos parásitos sociales. El ejemplo de la crisis y de sus causas prueba que la prensa burguesa no puede ser “objetiva” como dicen.

Una fuente de información y de argumentos para la lucha

Para hacernos una idea de la amplitud de temas y el esfuerzo de producción de El Militante sólo en el año 2009 publicamos 11 periódicos y 6 suplementos monográficos especiales. Entre la edición normal del periódico y los suplementos fueron 362 artículos, 228 páginas y más de 325.000 palabras.

Muchos artículos se han centrado en rebatir los argumentos con los que la burguesía y el gobierno han emprendido una ofensiva contra todas las conquistas sociales, contra los salarios y contra los derechos laborales de los trabajadores. También hemos abordado el debate sobre si es posible “otro modelo productivo” capitalista, la cuestión de la huelga general y numerosos temas sociales como situación de la sanidad, de la educación pública, la gripe A, la prostitución, etc.

También tocamos a fondo la cuestión nacional. Los capitalistas no sólo nos atacan económicamente, sino también en el plano ideológico. Constantemente están lanzando mensajes para dividirnos, enfrentando la clase obrera nativa contra la inmigrante, fomentando los prejuicios contra los vascos, catalanes y gallegos, etc. Otra de las secciones de peso en el periódico es la de internacional. La revolución en Latinoamérica, las movilizaciones en Grecia, la guerra de Iraq y Afganistán, por mencionar sólo unos pocos temas, son de extraordinaria importancia para cualquier trabajador o joven que quiera tener una visión amplia y profunda de la época histórica que estamos viviendo.

Los artículos de tipo teórico e histórico, tienen también un espacio en nuestras páginas: economía marxista, materialismo dialéctico, la revolución española, la revolución rusa, el pensamiento de Marx, Engels, Lenin y Trotsky son continuamente tratados en el periódico.

Además de los artículos de fondo en El Militante encontrarás, mes a mes, informes de luchas obreras, movilizaciones vecinales y protestas de la juventud. Estamos orgullosos de poder afirmar que en El Militante encontrarás el mejor medio para estar al corriente de todas las luchas importantes que se producen en el Estado español. Sólo en el año 2009 hemos publicado artículos sobre más de 50 fábricas diferentes, muchas de ellas ignoradas o manipuladas por la “prensa independiente”.

Crítica, pero también alternativas

En nuestras páginas no sólo hay explicación y crítica, sino también defendemos una alternativa. Hemos argumentado la necesidad de nacionalizar la Banca bajo control de los trabajadores, por ejemplo, o nuestra alternativa al desempleo, basada en la reducción de las horas de trabajo sin reducción salarial. En el terreno de la acción hemos defendido la necesidad de que los sindicatos convoquen una huelga general, para obligar al gobierno a cambiar de política económica y hacer frente a la ofensiva de los capitalistas.

Aunque nos oponemos a las tesis reformistas (porque en la práctica les conduce a las contrarreformas) y criticamos la política predominante de los dirigentes de los partidos de la izquierda y de los sindicatos (porque no resuelve los problemas de la clase trabajadora y favorecen a la derecha) tenemos siempre una actitud constructiva y no sectaria hacia sus dirigentes, militantes y afiliados, coincidan o no con nuestros planteamientos. De hecho, a lo largo de nuestra existencia hemos publicado una gran cantidad de entrevistas a dirigentes del PSOE, de IU, de CCOO, de UGT y de la otras organizaciones. Sólo en el año 2009 publicamos una entrevista a Cayo Lara, coordinador general de Izquierda Unida, a Toxo, secretario general de CCOO y a Diego Cañamero, dirigente histórico del SOC; también a delegados de la CIG, LAB y ELA.

La gran mayoría de los compañeros de la Corriente Marxista El Militante participamos en los sindicatos y en las organizaciones tradicionales de la izquierda, y compartimos con muchos de sus militantes su preocupación por la falta de alternativas y por las permanentes concesiones que los dirigentes hacen a la derecha. Si nosotros nos organizamos en una corriente es porque creemos que la mejor manera de combatir esta deriva es luchando de forma agrupada y defendiendo un programa coherente y en positivo, y éste es el programa del marxismo, que desde nuestro punto de vista mantiene toda su vigencia.