payday loans
Libia:Cameron y Sarkozy a la caza del petróleo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Yonie Moreno   
Jueves, 22 de Septiembre de 2011 18:11

Las debilidades y contradicciones del dominio imperialista en Libia

nicolas-sarkozy-david-cameron-afp_claima20110915_0192_4Mientras las tropas rebeldes intentan reducir los √ļltimos n√ļcleos de resistencia a Gadafi en las ciudades de Sirte , Bani Walid y Sebha , con Gadafi en paradero desconocido, aparecieron en las turbulentas aguas de la revoluci√≥n Libia, el presidente franc√©s Sarkozy y el primer ministro brit√°nico Cameron en un viaje rel√°mpago a varias ciudades libias. Tras el reconocimiento el 15 de septiembre por Naciones Unidas del Consejo Nacional de Transici√≥n con el voto en contra de Venezuela , Cuba, Bol√≠via y Nicaragua y Sud√°frica, las maniobras imperialistas por ponerle la mano al petr√≥leo libio y transformar el pa√≠s en un protectorado avanzan r√°pidamente. As√≠ Cameron y Sarkozy respaldaron a sus t√≠teres en el CNT en espect√°culo propagand√≠stico para mostrar al mundo que est√°n en primer lugar en la carrera por el petr√≥leo Libio. Sin embargo , tras la propaganda , el pa√≠s esta lejos de estar controlado y amenaza en convertirse ingobernable para los imperialistas y sus t√≠teres.

Debilidades y divisiones imperialistas.

La revoluci√≥n y posterior intervenci√≥n imperialista en Libia , han puesto de manifiesto las contradiciones entre las diferentes potencias imperialistas: la pol√≠tica exterior es continuaci√≥n de la pol√≠tica interior y revela muchas veces, el autentico estado de las cosas que hay detr√°s de la diplomacia. Del mismo modo que los intereses de las diferentes burgues√≠as nacionales se muestran como un obst√°culo para la resoluci√≥n de la crisis de la deuda soberana en Europa, amenazando con lanzar la econom√≠a europea y mundial al abismo, e caso Libio vislumbra las divisiones de la burgues√≠a europea ,que lejos de coordinar su pol√≠tica exterior para que la UE tenga una voz com√ļn , actuan independientemente , imponiendo a trav√©s de hechos consumados su pol√≠tica, especialmente de los poderes imperialistas que quieren fortalecer su poder en la zona, Francia y Gran Breta√Īa .

En marzo de este a√Īo cuando la revoluci√≥n parec√≠a acorralada por la ofensiva militar del ejercito de Gadafi ,y bajo la justificaci√≥n de la ayuda humanitaria se prepar√≥ la intervenci√≥n imperialistas: fue el ataque a√©reo militar franc√©s en los alrededores de Bengazi , el que unilateralmente situ√≥ ante una pol√≠tica de hechos consumados al resto de poderes imperialistas el ataque a√©reo, precipitando la campa√Īa de bombardeos por parte de EE.UU y Gran Breta√Īa. D√≠as despu√©s la OTAN , ante el hecho consumado , asumi√≥ las operaciones para llevar a cabo la resoluci√≥n de la ONU para defender sobre el papel a los civiles del asedio de la guardia pretoriana de Gadafi. . El que la intervenci√≥n imperialistas contra Libia se iniciara de este modo, marcaba una diferencia importante frente a otras √©pocas donde el imperialismo norteamericano, impon√≠a con su batuta la pol√≠tica exterior de sus socios en los asuntos capitales. La crisis Libia es s√≠ntoma de la creciente crisis del esquema de relaciones internacionales entre las diferentes potencias que tuvo lugar tras la ca√≠da del estalinismo, con EE.UU como √ļnica potencia hegem√≥nica, y que condujo a la ocupaci√≥n de Irak y Afghanistan.

La presencia de Sarkosy y Cameron en Libia muestra el car√°cter proimperialista y y t√≠tere del gobierno burgu√©s de CNT.Como han demostrado recientes revelaciones de la prensa burguesa, la intervenci√≥n imperialista francesa , lejos de estar impulsada por la defensa de los civiles y dem√°s consideraciones humanitarias , fue fruto de un compromiso entre el CNT y el imperialismo franc√©s a cambio de futuras concesiones sobre el petr√≥leo Libio. Las im√°genes de ambos subiendo el brazo al dirigente del CNT , Mustaf√° Abdel Yalil, antiguo ministro de justicia con Gadafi dimitido en Abril de este a√Īo , no hac√≠an m√°s que reforzar la imagen de marioneta en manos, literalmente de ambas potencias. En Venezuela y otros pa√≠ses del Alba se ha instalado la matriz de opini√≥n de que la invasi√≥n de Libia est√° acabada y que peque√Īos reductos a favor de Gadafi son los que intentan resistir a la ocupaci√≥n. Pero motor fundamental de la lucha antiimperialista no va a venir de los Gadafistas , que carecen de ninguna base de masas, sino del malestar creciente de la poblaci√≥n contra el CNT , de esos j√≥venes y trabajadores que han hecho la revoluci√≥n contra Gadafi. Los intentos del imperialismo de basarse en el CNT y antiguos funcionarios del r√©gimen de Gadafi para reconstruir el estado capitalista y para lograr el dominio del pa√≠s chocaran contra las aspiraciones e intereses de las masas que se levantaron en marzo. Lejos de haber una situaci√≥n estable en Libia , el pa√≠s reune todas la condiciones para nuevos estallidos revolucionarios contra los intentos del imperialismo de dominarlo.

Contrarrevolución dentro de la Revolución.

La revoluci√≥n de marzo , como desde la CMR hemos analizado en numerosos art√≠culos (Revoluci√≥n en el mndo √°rabe ) , fue desviada como consecuencia de la intervenci√≥n imperialistas, acordada por la dirigencia proimperialista del CNT , en su gran mayor√≠a antiguos funcionarios del gobierno de Gadafi. De momento todo ha resultado en la instauraci√≥n de un gobierno proimperialista, con el imperialismo campando a sus anchas por Libia , como aparenta el viaje de Cameron y Sarkozy. ¬Ņ Con esto podemos decir que con el reconocimiento internacional del CNT y la derrota de la resistencia de Gadafi , la revoluci√≥n Libia ha terminado? .

En la historia de las revoluciones, desde la revolución francesa de 1789 , hasta la Rusa de 1917, el camino de ascenso del movimiento de masas tuvo no pocos puntos de inflexión, tanto avances como retrocesos , que en determinadas condiciones crearon las condiciones de un salto del movimiento revolucionario. Incluso hubo momentos en que el movimiento de las masas era dirigido con fines reaccionarios por direcciones proburguesas o imperialistas , creando las condiciones para una derrota de las mismas . Salvando las diferencias con otras revoluciones , existen varios ejemplos en la historia que ilustran esta idea.

 

La revoluci√≥n Rusa de 1917 se desarroll√≥ a lo largo de 8 meses , y conoci√≥ su momento en el que el movimiento revolucionario de masas fue utilizado con fines reaccionarios. En el mes de julio de ese a√Īo el gobierno provisional que hab√≠a sido compuesto por reformistas (socialrevolucionarios y mencheviques) en coalici√≥n con sectores de la burgues√≠a liberal Rusa, cuyo principal representante fue el ministro de Exteriores de ese gobierno, Miliukov jefe de la patronal Rusa. Durante los primeros ocho meses de gobierno provisional su poltica estuvo marcada por una subordinaci√≥n de la pol√≠tica exterior de la revoluci√≥n a los intereses del imperialismo anglo-frances. La culminaci√≥n de esa pol√≠tica fue la ofensiva de julio , organizada por los estados mayores del imperialismo con el fin debilitar la ofensiva alemana en el frente occidental. La ofensiva que cont√≥ con la resistencia de la clase trabajadora rusa, cuya protesta fue recibida por el gobierno provisional a tiro limpio . Estas jornadas de manifestaciones , culminaci√≥n del grado de descontento de la clase obrera rusa con los reformistas, se conocieron posteriormente con el nombre de las ‚Äújornadas de julio‚ÄĚ . La represi√≥n contra las manifestaciones, sobre todo en Petrogrado y Moscu, condujeron al pase a la clandestinidad del partido bolchevique, la huida de Lenin de Rusia y la detenci√≥n de varios dirigentes del partido. La ofensiva termin√≥ en un sonoro fracaso que a costa de sangre del pueblo ruso: miles de soldados murieron en la ofensiva no para defender la revoluci√≥n , si no para los intereses de los capitalistas brit√°nicos y franceses.

 Fue la pol√≠tica del partido bolchevique qeu pas√≥ por aquel entonces a la clandestinidad , la que permiti√≥ encauzar el descontento de los trabajadores y los campesinos canalizandola de un modo organizado en los soviets , que apartir de esa ofensiva , empezaron a pasar a manos bolcheviques: la ofensiva de julio, fue la demostraci√≥n palmaria para las masas, y tambi√©n para la direcci√≥n bolchevique del car√°cter completamente reaccionario de los mecheviques y contrarrevolucionarios. Es por ello que a partir del mes de julio se da un cambio radical en las masas de la clase obrera y del campesinado hacia el partido bolchevique que culminar√≠a con la toma del poder a finales de octubre.

Ausencia partido revolucionario.

 El gran drama de la revoluci√≥n Libia ha sido la ausencia de un partido revolucionario marxista que pudiera, en los turbulentos y dram√°ticos desde los acontecimientos de marzo del presente a√Īo, encabezar el movimiento de masas y dirigirlas tanto pol√≠tica , como militarmente a derrotar a Gadafi y tumbar el r√©gimen capitalista sobre el que se sosten√≠a. El movimiento revolucionario se autotorganiz√≥ en comites a lo largo y ancho del pa√≠s, que rechazaba en sus inicios la intervenci√≥n exterior, fue secuestrado por la direcci√≥n burguesa y peque√Īo burguesa al frente del CNT que puso el √≠mpetu revolucionario de la juventud, los trabajadores y e el pueblo libio al servicio del imperialismo. En el desarrollo de una revoluci√≥n puede suceder, y de hecho sucede a menudo que la direccion pol√≠tica del movimiento revolucionario es expropiada , arrebatada a la masas por clases o capas ajenas a sus intereses que explotan la misma en sentido opuesto al intereses del pueblo que dicen representar. Si la vanguardia de la clase obrera no ha sido capaz de crear un partido revolucionario tiempo antes con influencia entre las masas, la revoluci√≥n agarra por sorpresa a las masas que son incapaces de conformar en el inicio de la lucha, en el fragor de la batalla una organizaci√≥n revolucionaria que responda a sus intereses: deshacerse, depurarse de semejante cuerpo ajeno a la revoluci√≥n ha supuesto un enorme esfuerzo y sacrificio para las masas a lo largo de la historia . Y en incontables ocasiones, esta direcci√≥n contrarrevolucionaria ha creado todas las condiciones para la derrota de la revoluci√≥n, conduci√©ndola al desastre. Lo que estamos viendo ahora en Libia, con la visita de Cameron, Sarkozy o Erdogan forma parte del reflujo contrarrevolucionario dentro de la revoluci√≥n, que pudiera llevar a su liquidaci√≥n o un reimpulso de la misma.

Los fr√°giles apoyos del imperialismo en Libia.

Hay varios factores que impulsan a que el movimiento de masas contin√ļe, pese a que a corto plazo la victoria sobre Gadafi y la promesa de apoyo econ√≥mico del imperialismo jugaran a favor de la pol√≠tica burguesa del CNT. La presi√≥n del imperialismo sobre el nuevo y d√©bil gobierno va a continuar: est√°n en juego los 1,6 millones de barriles diarios que proporcionaban 4000 millones de d√≥lares al mes al Gadafi y que ahora quieren repartirse los bandidos. Los jugosos contratos de las compa√Ī√≠as extranjeras ,en donde como han se√Īalado el CNT , tendr√°n prioridad las compa√Ī√≠as de los pa√≠ses que ayudaron a los rebeldes. El mayor problema es que para llevar a cabo sus planes, tienen que recomponer el estado capitalista. El semanario burgu√©s derechista The economist, pese a la manipulaci√≥n habitual en sus art√≠culos y su caracter tendecioso , refleja en algunos de ellos una pizca de lo que en verdad est√° sucediendo. En el caso de Libia en un reciente art√≠culo muestra que el CNT est√° lejos de controlar no tan s√≥lo el pa√≠s, si no incluso la propia capital.

. Libia: So far, so pretty good. http://www.economist.com/node/21528654, (10/09/2011)

Seg√ļn se reflejaba en la misma cr√≥nica , en la ciudad de Misrata habia fuerte resistencia a reconocer y subordinarse al CNT en lo que parece una situaci√≥n generalizada en todo el pa√≠s en donde cada ayuntamiento administra sus propios asuntos militares y nombra su propio jefe de seguridad.

El diario burgu√©s del estado espa√Īol El Pais, afin a la pol√≠tica del imperialismo, mostraba tambi√©n ese estado de √°nimo suspicaz entre las masas hacia el CNT: ‚ÄúLos recelos abundan. No faltan ciudadanos que desconf√≠an de dirigentes pol√≠ticos y mandos militares que abandonaron el r√©gimen en el √ļltimo minuto. A otros les desagrada que algunos ministros pasen m√°s tiempo en capitales extranjeras que en su pa√≠s. Otros ven con malos ojos que prominentes exiliados se conviertan en dirigentes. El prudente presidente del Consejo Nacional de Transici√≥n (Gobierno de los rebeldes), Mustaf√° Abdel Yalil, deb√≠a tener en mente la experiencia iraqu√≠ cuando aseguraba d√≠as atr√°s: "Quienes hayan ocupado altos cargos en el r√©gimen de Gadafi y no hayan desertado, no tendr√°n lugar en el futuro pol√≠tico del pa√≠s". Promete que no habr√° purga al estilo de la aplicada en Irak con la desbaazificaci√≥n. Es imprescindible que la Administraci√≥n funcione pronto. La polic√≠a ya ha empezado a patrullar Tr√≠poli‚ÄĚ. Libia no sigue los pasos de Irak (2/09/2011)

Lejos de estar estabilizada , la situación Libia demuestra los pies de barro del imperialismo. De un modo oportunista ha tratado de maniobrar con los sanos sentimientos de la masas por liberarse de tiranos en todo el mundo árabe y sacar tajada de ello. Con ello han expoleado , sin pretenderlo , el movimiento de masas. Ahora les toca a los opresores, a los imperialistas y sus títeres en un país tras otro intentar frenar y encauzar el movimiento de masas hacia vias no revolucionarias, tareas complicada pues el movimiento de masas, lejos de detenerse , obtiene con las victorias , con la caída de los dictadores, nuevos ímpetus y nuevas demandas..

Las masas Libias que soportaron 40 a√Īos a Gadafi y lo tumbaron con enormes sacrificios no van a permitir f√°cilmente que individuos como el presidente del Consejo Nacional de Transici√≥n , Mustafa Abdel Jalil antiguo ministro de justicia bajo el regimen de Gadafi , o Mahmud Jibril , hombre de confianza del dictador, rentabilicen en su provecho su lucha. Es por ello que la inestabilidad ser√° la situaci√≥n predominante en Libia en el futuro pr√≥ximo: las dificultades recientes para formar gobierno es muestra del complicado futuro que espera al CNT. La tarea de los trabajadores y los j√≥venes m√°s conscientes en Libia es empezar desde ya a construir la organizacion revolucionaria basada en la clase obreraque sea capaz de orientar sobre la base de las ideas del marxismo a la victoria definitiva de la revoluci√≥n Libia sacudiendola del yugo del imperialismo y el capitalismo.

Bookmark and Share