Artículos

libia1En los países árabes se está desarrollando  el inicio de la revolución proletaria, socialista, como en América Latina,  no de una revolución democrática como trata de inculcar los medios de comunicación burgueses y la socialdemocracia. Desafortunadamente los medios del estado venezolano y la diplomacia no son conscientes todavía de lo que está pasando. En la estatal Agencia Venezolana de Noticias y otros medios del estado al mismo tiempo que se define por fin lo que ocurre en Egipto y Túnez como revolución se presenta el movimiento revolucionario de las masas en Libia como un complot del imperialismo y la derecha contra Gadafi. Lo mismo ocurrió cuando se inició el movimiento revolucionario de las masas iraníes en 2009. Si queremos ayudar a la revolución socialista en el mundo árabe y al mismo tiempo aumentar el apoyo a la revolución venezolana entra las masas trabajadoras de todo el mundo es hora de cambiar esta orientación equivocada.

El continente africano ha sido y es escenario de las luchas e intrigas de las grandes potencias imperialistas dispuestas a sacar el máximo beneficio de los inmensos recursos naturales del suelo africano. En Sudán el imperialismo británico aplicó la política de "divide y venderás" concentrando a la mayoría de la población musulmana y de habla árabe en el norte, y el resto, principalmente cristianos y animistas, en el sur. En 1956 Sudán consiguió la independencia, pero el imperialismo dejó sembrada la semilla de multitud de divisiones étnicas, religiosas, regionales y tribales que fueron el origen de posteriores conflictos armados. Durante 22 años sufrió una cruenta guerra civil, en la que murieron dos millones de personas y provocó cuatro millones de refugiados. Terminó en 2005 con un Acuerdo de Paz entre el gobierno de Sudán, encabezado por el actual presidente, el reaccionario Omar Hassan al-Bashir, y el Movimiento de Liberación Popular de Sudán (SPLM principal grupo político del sur), dirigido por el actual vicepresidente de Sudán y presidente del gobierno del sur, Salva Kiir. El acuerdo, entre otros puntos, recogía la celebración del referéndum de independencia.

¡Basta de represión contra el pueblo saharaui!

En la madrugada del 8 de noviembre fuerzas de élite de la gendarmería marroquí han asaltado y destruido el campamento de Gdim Izik, establecido a 15 km de El Aaiún, donde más de 20.000 saharauis protestaban ante la situación de miseria y opresión a la que les somete el régimen dictatorial de Mohammed VI.

Tras la puesta en libertad (22-08-10) de dos cooperantes de la ONG Acció Solidaria después de casi nueve meses de secuestro en manos del Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) se dasató en la prensa un intenso debate sobre la estrategia a seguir en el trato con organizaciones terroristas; sobre si pagar rescates, como había hecho el gobierno de Zapatero, o no, como preconizaba Sarkozy. No se trata de un debate sobre principios éticos (el gobierno francés no ha dudado en recurrir al pago de secuestros cuando lo ha considerado oportuno, por poner un ejemplo) sino de una interesada e hipócrita polémica que tiene como fin desviar la atención de la situación de extrema pobreza que padece la población y de la responsabilidad de las potencias imperialistas en este hecho.

El gobierno del ANC se enfrenta a una huelga indefinida en el sector público
Pocas semanas después de terminar el mundial de fútbol en Sudáfrica 1,3 millones de trabajadores del sector público (profesores, sanidad y funcionarios) comenzaban una huelga (el 18 de agosto) que ha durado 21 días y que ha representado el primer enfrentamiento político directo serio entre el gobierno del Congreso Nacional Africano (ANC) y la clase obrera sudafricana. El ANC por primera vez, desde el final del apartheid y su llegada al poder, ha utilizado de manera abierta a la policía, el ejército y los tribunales contra los trabajadores en huelga. Además de una brutal campaña de calumnias contra los huelguistas en los medios de comunicación, el ministro de sanidad ha llegado a decir que los trabajadores de este sector eran unos "asesinos".
Que el fútbol mueve masas no es un secreto, pero también es una realidad que se trata de un gran negocio capitalista, un negocio que equivaldría a la 17ª economía mundial y que cada año mueve más de 500.000 millones de dólares. En 2007, Thabo Mbeki, anterior presidente sudafricano, describió el mundial como "una oportunidad para que África dé la talla y revierta de una manera decidida la marea de siglos de pobreza y enfrentamientos", pero lejos de representar eso, ha dejado al descubierto el gran negocio que representan este tipo de acontecimientos deportivos para las grandes multinacionales (Coca Cola, Adidas, Sony o Hyundai entre otras) y para los organismos que organizan estos eventos, ya sea el COI, la FIFA o la UEFA.

Durante el pasado mes de diciembre, Estados Unidos llevó a cabo mortales ataques militares en Yemen: bombardeos aéreos en el norte y ataques con misiles crucero en el sur. Murieron gran cantidad de civiles y el incidente del 25 de diciembre en un avión de Northwest Airlines fue utilizado para justificar estas acciones anteriores de Estados Unidos. ¿Por qué después de las derrotas del imperialismo en Iraq y Afganistán vuelven sus ojos a un pequeño país como Yemen? La respuesta del premio Nobel de la paz, Obama, es que hay que luchar contra el terrorismo allá donde se encuentre. Pero tampoco tenemos que olvidar que cada vez que un régimen musulmán apoyado por EEUU tiene problemas, aparece alguna célula de Al Qaeda por allí. Es lo que sucede con Yemen ahora.

Existen zonas del mundo donde el abordaje de barcos es una actividad endémica, sin embargo la piratería en esta parte del Índico, la costa somalí, tiene unas connotaciones que la convierten en centro de atención. En primer lugar, porque por esa ruta transita el 20% del comercio petrolífero mundial, en segundo lugar porque los ataques piratas afectan directamente a las navieras de las grandes potencias capitalistas, y en tercer lugar porque estas mismas potencias (y especialmente Estados Unidos y China) afilan sus garras para apoderarse de las potenciales riquezas de Somalia (petróleo, gas, minerales, y parte de uno de los mayores acuíferos de agua dulce del mundo).

¿Qué pasa con la "comunidad internacional"? ¿Países democráticos agradables como Gran Bretaña y EEUU ayudarán? La respuesta de los gobiernos a esta terrible masacre ha sido el mutismo. ¿Dónde están los llamamientos a gritos por un cambio de régimen en Nairobi? ¿Dónde están las resoluciones del Consejo de Seguridad? ¿Dónde están los planes de intervención humanitaria? No hay nada. ¿Por qué? Quizá por que Kenia no tiene petróleo, o quizá porque Occidente ha estado apoyando al presidente keniano, Mwai Kibaki y su régimen, y por esa razón no ven la necesidad urgente de cambiar. Por cualquiera de las razones, los agradables, civilizados y cristianos líderes del mundo occidental no se han dado prisa por ayudar  a evitar una catástrofe en las líneas de Ruanda.

La situación actual del continente africano es la mayor condena del sistema capitalista, refleja de una manera gráfica y exacta la definición que hizo Lenin del capitalismo, un sistema de "horror sin fin". África y el sufrimiento de las masas africanas aparecen esporádicamente en los medios de comunicación, cuando la situación de hambruna, dolor o genocidio llega a tal nivel que es difícil de ocultar.
En torno a 3.000 inmigrantes han sido interceptados cuando intentaban alcanzar las Canarias desde primeros de año. El pasado día 15 de marzo hubo una llegada de 331 personas. De éstas, 224 fueron localizadas en cinco embarcaciones con destino a Tener
La llamada “rebelión de los banlieues1” ha recibido todo tipo de interpretaciones, pero el más generalizado ha sido el de de limitarla casi exclusivamente a un problema de inmigración e integración. Intentaron buscar motivos religiosos, pero no los e
Las terribles imágenes, hace unas semanas, de cientos de emigrantes subsaharianos intentando entrar desesperadamente en nuestro país, aun a costa de perder la vida, con la única intención de huir de la miseria y la pobreza, vuelven a destapar las ter
Según la organización Oxfam, más de 3 millones de personas se enfrentan al hambre en Níger de una población total de 11 millones. De éstas 800.000 son niños. Esta situación llega después de que los líderes del G8 se reunieran en Escocia para “hacer d
Las movilizaciones saharauis iniciadas en mayo han continuado durante este verano, y obviamente también la represión de las fuerzas marroquíes. El exhaustivo control policial y militar del Sáhara, la represión de cualquier conato de protesta y las de
La rabia acumulada durante años ha explotado estas semanas en Bojador, Dajla y, especialmente, los barrios pobres de El Aaiún, donde se hacina la población autóctona. Perdiendo el miedo a las feroces fuerzas represivas marroquíes, y hartos de esperar

Página 3 de 3